Luxor

Estatua del templo de Karnak, que como el resto de monumentos de Luxor, construida junto a la antigua Tebas, forman parte del Parimonio de la UNESCO desde 1979. Foto de Paul Duggan.

Luxor es la ciudad edificada sobre la antigua Tebas, una de las poblaciones más importantes del Antiguo Egipto. Cuando Homero escribió La Ilíada se refirió a ella como “la ciudad de las 100 puertas”, por su gran cantidad de templos, que aún hoy en día la convierten en una de las ciudades más monumentales del planeta.

La ciudad de Luxor está situada a 670km al sur de El Cairo, en el Valle del Nilo, a sólo 200km de la primera catarata. El río traviesa la ciudad en dos partes. Como en muchas zonas de Egipto, el clima en Luxor es muy cálido y seco: en verano sobrepasa con frecuencia los 40ºC.

La vida en Luxor está totalmente abocada al turismo, aunque algunos habitantes también se dedican a la agricultura. Sus principales atractivos, tanto en la orilla oriental como en la occidental, giran alrededor del Antiguo Egipto. Muchos consideran la ciudad “el mayor museo al aire libre del mundo”.

La orilla occidental, que en la antigüedad recibía el nombre de Tebas poniente, se encuentra el monumental Valle de los Reyes, un conjunto funerario con un total de 62 edificios. En él se encuentran las tumbas de algunos de los faraones más famosos: Tut-anj-Amón, Ramsés IX, Ramsés III, Sethy I, Ramsés VI, Horemheb, etc. Durante su reinado, ya en el Imperio Nuevo, se empezaron a dejar atrás las pirámides y a enterrar a los muertos  en tumbas excavadas en piedra con distintas salas. El Valle de los Reyes corresponde a este periodo. Al suroeste de este conjunto se encuentra también el Valle de las Reinas. Aunque es menos espectacular que el de los reyes, en él se enterraron el príncipe Amenkhepchef, la reina Ti, y la reina Nefertary, entre otros.

En la zona occidental también se encuentra otro conjunto funerario: el Valle de los Nobles, y el Templo de la reina Hatshepsut. Esta mujer controvertida fue la primera (y de las únicas) en gobernar el Antiguo Egipto.

El espectacular templo de Luxor contruido alrededor del 1400 a.C, resplandece particularmente de noche.

El mayor atractivo de la otra parte de la ciudad, la orilla oriental (Tebas saliente) son los templos de Karnak y Luxor. El Templo de Karnak es el conjunto religioso más importante del Antiguo Egipto. Está dedicado al dios de los dioses, Amón, aunque también se veneran otras divinidades. Es un monumental continuo de esfinges, templos, patios, obeliscos y escultura iniciado en el año 2000 a.C. y terminado varios miles de años después.

Otra visita obligada es el Templo de Luxor, también la orilla oriental del Nilo. Está situado en el centro de la ciudad, al lado del Templo de Karnak. En su interior se pueden ver monumentos de la época faraónica, grecorromana, cristiana copta e islámica. Como en Karnak, las protagonistas son las esfinges, obeliscos y estatuas. Siglos después, en su interior también se construyó una mezquita.