Naturaleza de Egipto

El Oasis Fayoum
El Oasis Fayoum

En Egipto, encontramos varios espacios naturales que contienen una riqueza de biodiversidad y patrimonio natural muy importante.

Montañas

Los picos más altos de la zona son la propia Gebel Elba (1.435 m), Gebel Shellal (1.409 m), Gebel Shendib (1.911 m) y Gebel Shendodai (1.526 m).

La cumbre Gebel Elba es un “oasis de neblina” en el sureste de la costa del Mar Rojo, donde gran parte de las precipitaciones de dan en forma de rocío, junto con niebla y nubes, creando un ecosistema único que no se encuentran en ninguna otra parte del país. De hecho, Gebel Elba es un punto importante de biodiversidad, ya que podemos encontrar hasta 458 especies de plantas, casi el 25% de las especies de plantas registradas para todo el país.

Los Oasis

Los oasis de Egipto comprenden muchas de las depresiones en las regiones desérticas de Egipto. Las regiones desérticas incluyen el desierto occidental y el desierto oriental, donde las condiciones climáticas son muy duras durante todo el año. Los únicos lugares de alivio en los desiertos son estas regiones de oasis. A pesar de que estos lugares están densamente poblados, sólo representa una centésima parte de la población total de Egipto. Se trata de las tribus beduinas en jefe, que habitan en esas regiones. La agricultura es el principal medio de ocupación.

Algunos de los oasis más importantes en Egipto son:

Kharga es el oasis más grande y más desarrollado, y cuenta con una comunidad bereber, templos y museos. Éste Oasis ofrece numerosos recursos naturales: tiene aguas termales,  y además, sugiere paseos en camello sobre las dunas de arena.

El Oasis Fayoum: este oasis obtiene gran parte de su suministro de agua desde el río Nilo y es el hogar de más de dos millones de egipcios. La región cuenta con pozos hechos artesanalmente que ayudan a obtener un suministro de agua subterránea. La región también recibe suministro de agua gracias a los canales de riego.

El Oasis de Siwa: es famoso por sus aguas termales y la cultura bereber, que se ha desarrollado en la región a diferencia del resto de Egipto. El lugar cuenta con un aeropuerto, aunque no es un destino muy frecuentado por los turistas. Siwa es el más occidental y remoto, pero el más pintoresco e idílico. Al norte del oasis del Jarivá se encuentra un pequeño oasis, el de Dakel. En este oasis se recogen aceitunas, dátiles, algodón, trigo y muchas frutas y llueve algunas veces en enero y febrero.

Aparte de los oasis de Fayom y el Oasis de Siwa, en Egipto, el oasis de Bahariya (compuesto de varias pequeñas aldeas y famoso por sus aceitunas), el oasis de Dakhla, el oasis de Farafra (el más pequeño y con una antigua ciudad fortaleza) y el oasis de Jarga también son de especial interés.

Oasis de Siwa
Oasis de Siwa

Aunque Egipto nos parezca un destino árido y que solo cuenta con desiertos y pirámides, en realidad nos ofrece mucho más que eso pues también podemos encontrar parajes verdes como es el caso del Lago Qaroun el cual destaca por ser la reserva natural más antigua del mundo, fuente de grandes recursos naturales de Egipto y que se distingue por su incomparable patrimonio natural y del medio ambiente. El lago Nasser, también es de importancia destacable ya que se encuentra situado en el río Nilo y cuenta con fauna diversa.

La vegetación que encontramos está formada por especies de agua dulce aunque también podemos encontrar especies de agua salada debido a la proximidad marítima. Por lo que hace a aves, encontramos charranes y flamencos además de patos, águilas, cisnes, pericos, etc. Además también podemos encontrar diversos mamíferos como el zorro rojo, la hiena egipcia, el castor, el kudu, el ñu y la temible cobra egipcia.